Consejos para estudiar en casa correctamente

Consejos para estudiar en casa correctamente

Una de las salidas más productivas para pasar el tiempo estos días de confinamiento es estudiar en casa. Tanto para alumnos jóvenes como para profesionales que quieren mejorar sus competencias. En Enseñanzas Modernas siempre hemos abogado por la formación continua de trabajadores y, ahora más que nunca, es importantísimo la especialización. Escalar laboralmente es mucho más fácil cuando contamos con una experiencia profesional en un campo concreto. Si te has visto afectado por un ERTE y no tienes que teletrabajar, ¡aprovecha al máximo este tiempo para estudiar en casa! Y si sigues con tus tareas laborales, pero quieres una actividad productiva para el resto del día, ¡sigue leyendo porque ahora tenemos tiempo para todo!

Fija un horario y crea una planificación

La clave del éxito en cualquier ámbito es la organización. Para estudiar en casa necesitas crear un hábito y planificarte te será de gran ayuda. Diseña un horario adaptado a tu circunstancia y establece tareas diarias que cumplir. Si tienes en mente tus objetivos, te concentrarás más y serás más productivo para alcanzarlos. Además, si mantienes un horario más o menos acorde al que seguías antes del confinamiento, te resultará mucho más sencillo volver a la rutina cuando todo esto acabe. Define qué programas formativos vas a seguir y comienza mañana mismo a estudiar en casa.

Evita cualquier distracción

Tanto en el trabajo o en la universidad como en casa, tendemos a distraernos con estímulos externos como llamadas telefónicas, peticiones de compañeros, charlas entre descansos… En casa por un lado tenemos menos personas que nos desconcentren, pero por otro, al no contar con una supervisión constante, también tendemos a entretenernos con otras cosas. Por eso es muy importante evitar distracciones y alejarnos del móvil, de la televisión o de cualquier dispositivo que rompa nuestra jornada de estudio.

Realiza descansos

¿Cuántas horas seguidas somos capaces de estar concentrados? Posiblemente, a partir de las dos horas sientas cómo tu mente empieza a pensar en otras cosas, se distrae y pierde el ritmo. Antes de que esto pase, es mejor hacer mini descansos a lo largo de la jornada. Es en estos momentos en los que podremos hacer otras tareas como acudir a la cocina a por algo de picoteo, ir al baño, consultar el teléfono… Eso sí, con medida. No convirtamos estos descansos en horas perdidas. Estudiar en casa puede ser muy tentativo en este aspecto, así que el autocontrol es clave.

Cuida de tu cuerpo y de tu mente

En sintonía con la realización de descansos, no podemos olvidar el cuidado de nuestro cuerpo y nuestra mente. Es fundamental que durmamos las horas necesarias cada día, incluso que nos echemos una pequeña siesta después de comer para volver con las pilas cargadas. Cada cuerpo está acostumbrado a una rutina de descanso y no podemos romperla. Seguro que estos días estás acostándote más tarde y tienes el sueño algo descolocado. Es normal, pero no lo convirtamos en la regla. Si atendemos a los mensajes que nos lanza nuestro cuerpo, encontraremos el equilibrio con nuestra mente y seremos mucho más capaces de estudiar en casa o de lo que nos propongamos. ¡Ánimo!

cursos gratuitos